Entrevista sobre Educación LGBTI y Amor Romántico – Radio El Día

El pasado día 10 de junio de 2016, me hicieron una entrevista para Radio El Día de Tenerife (Canarias) sobre el amor romántico y el tipo de relaciones afectivas que las y los adolescentes entablan entre sí, así como de la manera en que llevo al aula y trabajo en los centros la diversidad afectivo-sexual (distintas orientaciones sexuales y las identidades de género disidentes). Tal y como dijo Sonnia Chinea, directora de Radio El Día y profesora en la ULL, a veces se hace necesario desaprender para volver a construir conocimiento. Cada vez que intervengo en un medio y recibo un feedback (en directo o no) como el que a continuación les dejo, corroboro que estamos en el buen camino, que la sociedad va deconstruyendo conocimiento adquirido y construyendo nuevos discursos.

La entrevista pueden escucharla en el siguiente enlace:

Entrevista a Kika Fumero, Profesora de Secundaria y Activista LGTBI 

Estas son dos de las opiniones que enviaron personas oyentes del programa:

 

1 - Opinión Entrevista Radio El Día 2 - Opinión Entrevista Radio El Día

Seguimos construyendo el camino que nos ofrecerá la libertad de ser sin discriminaciones.

Revista Acción Magistral nº 3 – Coeducación en el aula

El pasado mes de mayo 2016 se publicó la Revista Acción Magistral nº 3 dedicada a la “Coeducación en el aula. Llevar al aula la igualdad: trabajando la coeducación en los centros“.

En ella resaltamos tres artículos, entre otros (por orden de aparición):

  1. Homofobia y transfobia en los centros educativos. Algunas pautas de acción, de Kika Fumero.
  2. Otras formas de amor son posibles: prevenir la violencia de género desde los centros, de Carmen Ruiz Repullo.
  3. Entrevista a Marian Moreno Llaneza, profesora del IES Emilio Alarcos de Gijón

    y docente del profesorado en materia de coeducación. Según Marian Moreno“Cuando el profesorado recibe formación en coeducación, abre los ojos y empieza a trabajar para llevar al aula la igualdad”.

    Por primera vez aparecemos las tres en un mismo medio de comunicación. Desde luego no será la última vez que el equipo de la Asesoría Coeducativa “Las Contadoras de Igualdad” sale a la luz. Esperamos que les guste

Canarias contra el Acoso Escolar – Protocolo

images

La Consejería de Educación de Canarias ha sacado recientemente el presente Protocolo de Acoso Escolar o bullying en los centros educativos.

Con los materiales que conforman el marco que presentamos, el profesorado cuenta con ejemplos que le permiten observar cómo se desarrollan las estrategias en cada actuación: cómo atender a la supuesta víctima, cómo entrevistar al alumnado observador, cómo realizar el acercamiento al supuesto alumna- do agresor, cómo diagnosticar la situación y cómo atender a todas las familias implicadas. Para facilitar el acceso a esta información, hemos presentado el material en formato audiovisual, con ejemplos de cada una de las actuaciones; y en formato impreso, con textos, que facilitarán el trabajo más reflexivo y tranquilo del profesorado.

Pueden descargar dicha Guía o Protocolo desde la web de la Consejería pinchando aquí. Y desde el siguiente enlace directamente:

‘Voces tras los datos’. Violencia género en adolescencia

Voces tras los datos. Una mirada cualitativa a la violencia de género en adolescentes, es un estudio de la autora Carmen Ruiz Repullo. C. Ruiz Repullo es Doctora en Sociología y experta en Género y prevención de violencia en adolescentes. Investigadora e integrante de la Asesoría Coeducativa “Las Contadoras de Igualdad”, junto a Marian Moreno Llaneza y Kika Fumero.

Tal y como refleja en la presentación María José Sánchez Rubio, Consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, estamos ante…

Un estudio que evidencia una situación que es necesario abordar de forma contundente y que pone de manifiesto la necesidad del Pacto de Estado planteado por el Consejo de Go- bierno de la Junta de Andalucía para la erradicación de la violencia de género. Un asunto de interés superior, que debe ocupar un lugar destacado en la agenda política, tal y como se plantea esta propuesta. Porque mientras que la violencia de género siga existiendo no podremos hablar de una sociedad libre y segura, tampoco justa e igualitaria.

Aquí se lo dejo para quien pueda interesarle. Les aseguro que el rigor del trabajo de investigación lo tienen asegurado y la riqueza del mismo, también. Gracias, Carmen Ruiz, por este magnífico trabajo.

Nº 2 Revista ‘Mujeres’ por alumnado IES Cabrera Pinto

Estamos ante una revista elaborada en su mayoría por el alumnado de 3º y 4º del IES Cabrera Pinto de Santa Cruz de Tenerife, un centro en el que tuve la inmensa suerte de poder incorporar la Tutoría de Diversidad afectivo-sexual y de trabajar codo a codo con un equipo directivo (de entonces) de una calidad humana exquisita y totalmente involucrado en los valores de igualdad e inclusión. Desde aquí doy las gracias en especial a Rosa Sánchez–Romo Cuenca, la Vicedirectora en su día del equipo directivo que hoy ha contado conmigo para colaborar en este magnífico proyecto dirigido al alumnado en especial, y a las familias y el profesorado en general.

Tal y como nos cuenta el Editorial de la revista

Nace nuestra segunda publicación de MUJERES. Y esta surge bajo el convencimiento de ayudar a hacer un poco de justicia con el sexo femenino que siempre filosofó, escribió, leyó, pintó, miró el uni- verso infinito para buscar respuestas, se involucró en los asuntos de su ciudad, compuso obras musica- les, educó y trabajó; convencidas y convencidos de que detrás de cada ser humano hay vivencias únicas y de que las mujeres son ejemplos palpables de heroicidades del día a día sin las cuales no se habría podido escribir ninguna historia.

Entren y disfrútenla ustedes mismxs. ¡Qué gusto da trabajar con alumnado y profesoras de esta talla!🙂

‘Lesbiana, porque me gusta y me da la gana’

cartel-con-nuevos-logos-WEB-2El pasado fin de semana, la Asociación Extremadura Entiende organizó en el magnífico entorno de Casar de Cáceres unas Jornadas de Visibilidad Lésbica bajo el título “Rural+: soy libre, soy visible, soy lesbiana“. A lo largo de todo el fin de semana, tuvimos la ocasión de hablar de sobre mujer lesbiana y mundo rural, micromachismos, así como qué hacer frente agresiones por LGTBfobia y la norma estética heteropatriarcal. Disfrutamos de talleres sobre la deconstrucción del amor romántico y también de erotismo y sexo entre mujeres, tuvimos cinefórum de cortos de temática lésbica y, por supuesto, fiesta y visita turística a uno de los lugares más emblemáticos del entorno que nos acogió durante el fin de semana.

Les porque gusta y da ganas

Antes que nada quería agradecer a Extremadura Entiende que haya contado conmigo y la oportunidad que me ha brindado para compartir con todas las asistentes y aprender de ellas. Por motivos del directo, mi charla surgió un poco de la noche a la mañana, pero ahí estuvimos intentando dar lo mejor de mí misma en este acto por la Visibilidad Lésbica. Mientras me estrujaba la cabeza pensando cómo enfocar aquella hora con ustedes, la revista MíraLes había publicado un artículo mío en el que contaba a grandes rasgos mi salir del armario. Cuando vi el éxito que había tenido el post, entendí que la gente busca historias personales con las que sentirse identificadas. Como siempre, una vez más, necesitamos referentes. Fue por ello que decidí partir de mi propia historia y, entre cotilleos bolleriles y un poco de humor, ir mostrando que, efectivamente, soy lesbiana porque me gusta y me da la gana.

Homenaje a Marian MorenoAntes de inmiscuirme en mi propio sujeto político lesbiano y hacer alarde al famoso lema nuestro de los años 60 de que “Lo personal es político”, quise dedicar unas palabras a mi queridísima amiga y compañera Marian Moreno Llaneza, ya que era ella a quien le tocaba estar sentada en mi silla. Todas conocerán a la gran profesora, coeducadora, lesbiana activista, feminista y gran maestra que es Marian Moreno para quienes la admiramos y queremos. Así que, aunque la emoción me pudo porque las personas a veces somos así de emotivas, quise hacerle un guiño y, por primera vez en mi vida, dediqué una charla. Fue por ti, Marian, por esa bollo feliz y encantada de serlo, por esa bollu-activista que eres. Y en cuanto al título de la foto, “Asesoría Coeducativa Las Contadoras de Igualdad”, aprovecho para anunciarles que hace poco nos hemos constituido como grupo asesoría Carmen Ruiz Repullo, Marian Moreno y yo, Kika Fumero. Además, en la foto podrían reconocer a otra gran mujer feminista de este, nuestro país, como portada de esa magnífica revista que ya me hubiera gustado a mí tenerla entre las manos en mi adolescencia o juventud. Pero no voy a desvelar nombres, ya que estoy segura de que ustedes sabrán adivinar de quién se trata, quién ocupa la portada de la revista francesa.

¡Gracias, Extremadura Entiende, por el compromiso y la calidez que les caracteriza!

‘Salí del armario porque mi alumnado LGBTI me necesitaba’

En el mes de la visibilidad lésbica, la revista MíraLes “rinde tributo a todas las mujeres lesbianas valientes que con su visibilidad cambian el mundo”. Hoy publican mi historia como profesora de instituto visible, en la que relato mi salida del armario. Y contaba yo así…

“¿Nacemos lesbianas o nos hacemos? No lo sé, pero les aseguro que, por más que busco en el baúl de mi memoria, no consigo recordar cuándo comenzaron a gustarme las mujeres.

Cuando tenía apenas seis años, me apuntaron en clases de mimo. Recuerdo que había una chica algo mayor que yo por la que suspiraba cada día de clase ante la emoción de verla. No entendía qué era, pero ya entonces era consciente de que algo raro había en todas aquellas sensaciones que me brotaban cada vez que la veía. Algo dentro de mí me alertaba que mejor era no decírselo a nadie.

A los 11 años me enamoré por primera vez de mi entrenadora de baloncesto. Entre besos y arrumacos, ambas vivíamos convencidas de que éramos las únicas integrantes del sexo femenino a las que les pasaba aquello. Nunca escuché hablar de lesbianismo a esa edad. A los 15, volví a enamorarme locamente de una compañera de instituto, con quien viví una relación de casi siete años. Ahí descubrí ya por fin el lenguaje del amor entre mujeres, y viví en mi propia piel su verdadero significado.

Aprendí entonces, durante aquellos maravillosos años, que había más mujeres que se amaban, que mi entrenadora y yo no éramos las únicas. Conocí pronto la palabra “homosexual”. A los 16 años, mi padre me llamó un día a capítulo y me explicó que yo era lesbiana (palabra nueva que incorporé inmediatamente a mi vocabulario) y que no me preocupase, que todo estaba bien. Me dijo que lo único que tenía que hacer era estudiar, ser buena persona y conseguir mi independencia económica, que solo así me respetarían como lesbiana. Aquello se me grabó a fuego y me aferré a su consejo como trampolín para mi felicidad. Hoy en día hemos hablado de aquel momento y le he explicado que su consejo era fruto de una homofobia interiorizada, ya que las lesbianas tenemos igual derecho a ser malas personas independientemente de nuestra orientación. Él me dice que no recuerda haberme dicho aquello, pero que seguramente su reacción fue producto del miedo a que fuera juzgada y me hicieran daño. En definitiva, fue su manera de protegerme. Y se lo agradezco infinitamente.

Mi madre no lo aceptó tan rápido, y lo cierto es que al principio lo pasé mal. Yo no entendía que hubiera algún problema en que yo amara (¡a quien fuera!), me producía mucha frustración. De todas formas, entre mi rebeldía y su deseo de que yo fuera feliz, lo fue asumiendo poco a poco.

Con mi familia hice un pacto: tanto mi padre como mi madre saldrían ellxs mismxs del armario con respecto a mí ante sus amistades y familiares. Yo les respetaría sus tiempos. El único requisito que puse fue que yo no me iba a esconder: si me preguntaban, contestaba; y siempre cabía la posibilidad de que me vieran por la calle. He de confesar que, aunque mi núcleo familiar (padre y madre) me aceptaba, era muy duro sentir cómo me ocultaba delante del resto de la familia. Sentía que se avergonzaban de mí y dolía. Hoy soy consciente de que no nos enseñan y de que ellxs lo hicieron lo mejor que supieron, ya que tuvieron que hacer frente también a sus propios miedos personales.

Yo, por mi parte, también tuve mis tiempos. Lo que más me costó en un principio fue decírselo a esas amistades de toda la vida, pues sentía que les había fallado, y me consumía la mentira. Me daba muchísima más vergüenza reconocer que les había engañado a reconocerles mi orientación sexual. Ser lesbiana pasaba a ser anecdótico. De hecho, fue lo que me recriminaron: ¡por qué les había mentido!

Donde mayor dificultad tuve – y fue el último sector del que salí del armario- fue en el ámbito laboral, y eso que soy funcionaria y que mi situación es privilegiada (básicamente porque no tengo la presión de que me echen por lesbiana). Sin embargo, la adolescencia me imponía y las compañeras y compañeros, también. La gente desconocida de un lugar al que yo estaba atada (el instituto) despertaba en mí el miedo a ser rechazada diariamente y a no tener escapatoria. El fantasma de la vejación (insultos, actitudes déspotas…el desprecio cotidiano, al fin y al cabo) me paralizaba. Sin embargo, poco a poco me fui empoderando y vi la otra cara de la moneda: mi alumnado lgbti me necesitaba. Quería ser esa profesora que nunca tuve y me propuse ir a por esa meta de la mejor manera que supe. Nadie te enseña, pero tu instinto es más fuerte. La experiencia vivida cuando era adolescente en el instituto, en la calle, en la familia…se convierte en un aprendizaje y te guía.

Hoy por hoy no conozco armario personal alguno y puedo luchar abiertamente por los derechos de las lesbianas como yo sin pelos en la lengua. Sin embargo, ¿una vez salimos del armario, nos libramos para siempre de él? Evidentemente no. La heterosexualidad se sigue presuponiendo en todas partes y cada vez que entras en contacto con gente nueva, con círculos nuevos, te ponen en la tesitura de tener que salir de un nuevo armario. Cada vez que cambio de instituto en mi trabajo, tengo que salir del armario. Cada año, con el alumnado que entra nuevo, he de salir del armario. Y no porque yo esté dentro, sino porque se empeñan en meterte, en aprisionarte en un corsé heterosexual, y te ves obligada a salir continuamente. Otra de las sensaciones con que te acostumbras a convivir es el miedo. Siempre (tarde o temprano) se nos presenta una situación indeseada en la que sientes en peligro tu integridad. Y en esos casos tienes dos opciones: poner en peligro tu vida o recurrir al armario de emergencia. En nuestra manos está la elección, claro está.

Así que relatar mi salida del armario como un hecho concreto y sincrónico no tiene sentido; la salida del armario es un continuo por ahora: el ‘bollo’ de cada día”.

Fuente: Artículo original en Revista MíraLes

Guía de lectura: Frankestein y los Mitos del Amor

mary-shelleyDesde Diversidad y Coeducación, tenemos el honor de compartir con nuestras lectoras una Sesión o Guía de Trabajo en torno a “Frankenstein”, la obra de Mary Shelley escrita en 1818. Su autora, la profesora de Lengua Castellana y Literatura Antonia López Valera, que ha titulado su trabajo “Frankestein, una creación de Mary Shelley, y los mitos del amor”, comparte con nosotras la Sesión de Trabajo (que pueden descargar más abono) y aporta las siguientes consideraciones para tener en cuenta:

Aunque he preparado esta sesión para el alumnado de 1º de Bachillerato, dentro de la optativa de Literatura Universal, creo que nos puede servir como guía de lectura y trabajo en torno al feminismo y la ruptura de lo normativo en lo que respecta al amor romántico.

Convertir la lectura de un libro en algo que impulse el crecimiento personal es gratificante y esta vez creo que lo ha sido por varios motivos:

  1. Acercamos una narrativa propia del romanticismo inglés a una realidad actual.
  2. Reconocemos a una escritora. 
  3. Y, por último, descubrimos las trampas del amor romántico, los mitos generados en torno a él y el interés por aprender un nuevo tipo de relaciones, basadas en la igualdad y la diversidad.

Resaltamos la sorpresa mayúscula por parte del alumnado cuando descubrió la vida de esta escritora y la de su madre – Mary Wallstonecraft-, así como la inquietud que mostró el grupo entero por conocer a más escritoras.

Aquí pueden descargar la Sesión de Trabajo:

Desde Diversidad y Coeducación agradecemos a Antonia López su colaboración y confiamos en que compartan sus experiencias con nosotras.

La Psico Woman

cartel Fiesta presentacion PSICO WOMAN
La Psico Woman ha llegado a Youtube a dinamitar el Patriarcado desde sus entrañas. Es psicóloga, sexóloga y youtuber. Dos de sus grandes pasiones son acompañar a quien lo demanda psioterapéuticamente y trabajar con grupos de adolescentes diversas temáticas.
A partir de sus primeros talleres impartidos en institutos con alumnado adolescente, la Psico Woman decidió ponerse manos a la obra con su faceta como Youtuber y crear vídeos en lenguaje adolescente para explicar el feminismo e impartir igualdad.
Tal y como ella misma dice en su página web de la Psico Woman, el Feminismo se puede reivindicar escribiendo, bailando, gritando, dando conferencias, cantando, haciendo perfomances, talleres, círculos de mujeres, practicando la autodefensa, manifestándote, saliéndote de los márgenes, perreando, siendo Mujer, siendo Hombre, siendo Trans, siendo interrogante…
La Psico Woman también apuesta, como hacemos desde Diversidad y Coeducación, por un mundo incluso en el que la diferencia no marque la desigualdad. Por ello le damos cabida en nuestro espacio para ofrecer su trabajo al profesorado y educadorxs varixs que deseen llevar el mensaje de igualdad al aula en un lenguaje que capta la atención del alumnado adolescente.
Los más famosos son los siguientes:
La Píldora: todo lo que deberíamos saber y no nos cuentan
Dedicado al Sr. Grey, Edward y Hache: análisis de las películas “50 sombras de Grey”, “A 3 metros sobre el cielo” y “Crepúsculo”, respectivamente.
El perdón feat Psico Woman: La Psico Woman analiza la canción del verano de forma divertida para que te rías, pero para que también reflexiones. Porque una canción no es sólo una canción. Las canciones se meten en nuestra mente y nos influyen en la forma en la que vemos el mundo.
Entre otros… ¡Espero que les guste el proyecto y que, como siempre, compartan con nosotras los resultados!

Si te agreden por ser homosexual o transexual, ¿qué debes hacer para denunciar?

Fuente original: http://blogs.20minutos.es/1-de-cada-10/2016/01/22/como-denunciar-las-agresiones-homofobas-o-transfobas/

Autora: Por Charo Alises, abogada y colaboradora habitual en el blog de 20 minutos

[Copio y pego artículo que me parece de sumo interés para que, aquellas personas lgbti que suframos algún tipo de agresión por lgbtifobia, sepamos cómo debemos actuar para denunciar]

“Una panda de gays”, fue lo que escucharon dos chicos antes de ser golpeados en la cabeza cuando salían de un bar de ambiente gay situado en el madrileño barrio de Chueca. Ocurrió hace unos días, el lunes pasado.

Estamos ante un delito de odio porque la razón, el motivo de ese ataque no fue otro que la orientación sexual de los dos chicos que fueron víctimas. El ser gais fue lo que motivó que fueran agredidos.

Ante una agresión, es fundamental que la personas que es víctima sepa lo que debe hacer y qué derechos tiene:

  • Si bien lo primero, tras haber sido víctimas de un delito, es velar por nuestra salud y acudir a un centro médico para recibir atención, es importante que si hubiera habido testigos, les pidamos el teléfono para poder contar con su apoyo a la hora de que se investiguen y juzguen los hechos. Podemos recoger sus datos personales en ese momento o después llamándoles.
  • A los médicos o facultativos que nos atienden es muy importante que digamos que las heridas que presentamos son fruto de una agresión para que así quede reflejado en el correspondiente parte de lesiones.
  • Lo siguiente es poner la denuncia (por escrito o verbalmente)

Ante las autoridades policiales de ámbito nacional, autonómico o local y cuartel o dependencia de la Guardia Civil. Lo más recomendable, hacerlo ante la Policía Nacional, son los más preparados en cuestiones de delitos de odio.

Ante la Fiscalía que hay en cada provincia y que se encarga de perseguir los delitos de odio. Se llama: Fiscal para la Tutela Penal de la Igualdad y contra la Discriminación.

Ante el Juzgado de Instrucción o el Juzgado de Paz del domicilio de la persona víctima de la agresión.

Para que la agresión sea calificada como un delito de odio es necesario además de firmar la denuncia, que en esta aparezcan:

  1. Todos nuestros datos personales como víctima tal y como aparecen en el DNI, pasaporte, permiso de conducir u otro documento similar.
  2. Explicar lo que ha pasado, contar los hechos y dar todos los datos que podamos. Es muy importante señalar todo aquello que pueda probar que la agresión se ha producido porque somos homosexuales, bisexuales o transexuales. Por ejemplo, el caso del pasado lunes: el lugar en el que se produjo la agresión fue en Chueca (un barrio frecuentado por personas LGTB), la forma en la que se dirigieron a la víctima los agresores: “panda de gais”.
  3. Entregar todos los documentos, pruebas que sirvan para probar los hechos denunciados: partes médicos, fotografías, grabaciones de audio y vídeos…
  4. Por supuesto, describir a los agresores con todo lujo de detalles.
  5. Y facilitar los datos de las personas que hayan sido testigos.La denuncia deber ir firmada.

Cuando se expongan los hechos verbalmente, el funcionario que la reciba extenderá un acta recogiendo el hecho denunciado y sus circunstancias, firmándola ambos a continuación.

En el momento de interponer la denuncia, como víctimas tenemos derecho a estar acompañado por quien nosotros queramos.

Además la víctima tiene derecho a que se le informe sobre:

  1. Si queremos ser parte en el proceso que se inicia, para defender nuestros intereses y ejercer las acciones penales y/o civiles que procedan
  2. La posibilidad de obtener justicia gratuita si concurriesen las circunstancias que establece la ley.
  3. El derecho a solicitar medidas de protección.
  4. El derecho a obtener la restitución de la cosa objeto del delito denunciado o de lograr la reparación de los daños que como consecuencia de él hubiese sufrido y de la indemnización del perjuicio causado.
  5. Si además, mediase violencia o fuese una agresión contra la libertad sexual, debe informarse de la posibilidad de obtener las ayudas especialmente previstas en la ley.

Existen oficinas de asistencia a la víctima, que suelen estar situadas en las sedes de los Juzgados, Tribunales y Fiscalías. En estas dependencias se informa a quienes han padecido un hecho delictivo y se atiende a sus primeras necesidades. Todos estos recursos están a disposición de las víctimas de delitos de odio por orientación sexual e identidad de género. Hay que repetir hasta la saciedad, la importancia de la denuncia para combatir las agresiones que sufren las personas LGTB, porque lo que no se denuncia no existe.